Cuando se instauró la educación en México era exclusiva para hombres, las mujeres desgraciadamente no tenían acceso a este derecho. Gracias a la lucha y los cambios en las leyes, las mujeres pudieron tener acceso poco a poco a la educación y no estar atadas a actividades consideradas sólo para su género.

En la actualidad tanto hombres como mujeres gozamos el derecho de poder recibir educación de forma gratuita en todo el país, sin embargo todavía existen comunidades en las que las mujeres no pueden tener acceso a la educación, ya sea por distintos factores como económico, social, demográfico, entre otros.

Es por ello que organizaciones como ONU mujeres y He for She ofrecen becas para mujeres indigenas que difícilmente podrían tener acceso a este derecho. Cabe resaltar esta labor dado que este sector de la población mexicana es de las que más necesita apoyo en este sentido.

Muchas mujeres mexicanas han sobresalido gracias a su educación, es por ello que esto representa un impulso para ellas y una oportunidad de poder salir adelante sin importar sus orígenes.