Según estudios realizados, se puede sumar unos kilitos con oler la comida y no necesariamente comerla en grandes cantidades.

¿Qué te parece?

 

 

Recomendamos:

4 consejos para evitar la gula

El helado rejuvenecedor

¡5 mentiras acerca de nuestros cuerpos!