Benjamín Correa Pérez de León fue su nombre real. Nació el 4 de diciembre en la Ciudad de México siendo el tercero de nueve hijos de Manuel Correa Escamilla y Ofelia Pérez de León Maciel. Chamín Correa comenzó estudiando una carrera como arquitecto, pero mientras pasaba el tiempo se dió cuenta que no era su pasión y abandonó los estudios, no obstante el reclamo de su padre quien le prohibía convertirse en músico.

 

“Me echó la ropa por la ventana y durante cinco días viví en la casa de mi abuela, hasta que me llamó para preguntarme si insistía en ser artista”, declaró el afamado músico que este martes falleció a los 90 años, víctima de un infarto al miocardio por complicaciones a causa del enfisema pulmonar que padecía.

 

De su padre heredó la pasión por este arte, pues fue arquitecto, músico, director de orquesta y compositor. Cuando le confesó que su anhelo era la música desaprobó su interés debido a que, en aquel entonces, era sinónimo de vagancia, alcohol y malas compañías.

Sin embargo, más tarde accedió y lo inscribió en una escuela donde debía tocar la guitarra durante 14 horas diarias. Su empeñó lo llevó a formar, a finales de la década de los 40, el trío Los Tres Caballeros al lado de Rosendo Vázquez y Benito Rojas, inspirados en una película de Disney.

 

Internet

Cuando su padre le obsequió un requinto, acompañó como solista y trío a diversos intérpretes. En 1952 conoció a Roberto Cantoral que poco después se integró a Los Tres Caballeros y juntos popularizaron canciones como “Regálame esta noche”, “El reloj” y “La barca”.

 

 

En noviembre del año pasado declaró que durante gran parte de su vida había fumado y dejó de hacerlo hasta que su organismo le cobró la factura. Tras diagnosticarle enfisema pulmonar, el médico le prohibió viajar y trabajar. Desde hacía seis años usaba tanque de oxígeno las 24 horas del día para poder respirar.

El artista fue autor de un centenar de canciones. Entre ellas destacan: “Me voy lejos lejos”, “Invierno” y “Con y por amor”, esta última en coautoría con Mario Molina Montes y con la que participó, en la voz de Enrique Guzmán, en el Festival OTI de la Canción de 1982.

 

 

 

Chamín Correa no sólo fue requinto, también segunda voz, arreglista, director artístico y productor. En cine participó en películas como Bolero inmortalEl revoltosoSucedió en AcapulcoLos desarraigados y La vida de Agustín Lara, entre otras.