Cuando caminamos, el corazón bombea más sangre a nuestro cuerpo, permitiendo que el cerebro se oxigene y podamos pensar mejor.

La velocidad de nuestros pensamientos van a corresponder con el ritmo que tengamos al dar un paseo.

Así que sí, caminar estila el pensamiento creativo.

 

Recomendamos:

La meditación como arma ante la depresión y la ansiedad

¿Quieres mantenerte joven? Come chocolate

6 ejercicios (para principiantes) que puedes hacer en menos de 5 minutos